Todo lo que buscas en material escolar, educativo y didáctico.
FICHA DE PRODUCTO
FICHA DE PRODUCTO
Novedad
Oferta
Ref: wc

WC PROTECT

1,28 € -0%
1,28 €
Prevenir enfermedades infecciosas al usar un w.c. público.

En nuestra vida diaria, requerimos el uso de w.c. públicos: en el colegio, en la oficina, en los
hospitales, en restaurantes, centros comerciales, mientras viajamos en la estación de tren,
en el avión, etc.
Estos servicios sanitarios públicos, son usados diariamente por un número elevado de personas, con
distintas patologías y comportamientos higiénicos diferentes.
Las enfermedades infecciosas que pueden contagiarse por contacto directo en
un inodoro público son principalmente de tipo cutáneo, como dermatitis, foliculitis, celulitis infecciosa, sarna, y también
infecciones del aparato digestivo y urinario.
La cistitis, más común en las mujeres y niñas por tener el tracto urinario más corto, puede tener
mayor incidencia cuando se usa un baño público, y no se cumplen las correctas normas de higiene, ya que
en una posición de sentado el número de bacterias que pueden entrar en contacto con la zona genital es mayor.
Aunque no siempre puede encontrarse una causa específica que facilite las infecciones urinarias,
La falta de higiene íntima, la obesidad, la debilidad del músculo del suelo pélvico, variaciones de la uretra
y el meato urinario, retención de orina y estreñimiento son factores a tener en cuenta.
Los gérmenes más frecuentes causantes de estas alteraciones suelen ser los Micrococcuss, Streptococcus ,Staphylococcus y Enterococcus.

También están presentes otras bacterias que colonizan áreas húmedas (en cañerías y tanques de agua)
como las Pseudomonas, Aeromonas y enteropatógenos de los tipos Escherichia coli (E.coli)
y Salmonella. Además, también se pueden encontrar enter ovirus,
norovirus, adenovirus e incluso parásitos como las amebas. Sin embargo, hay que aclarar que no hay
riesgo de contraer una enfermedad de transmisión por vía parenteral como el VIH, hepatitis C, etc.
Autor WC PROTECT, con el asesoramiento de los doctores:
Dr. Marco Sarrat -Especialista en Medicina de Familia.
Dr. José Ballesteros-Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología
Dr. Daniel Segura -Especialista en Pediatría.

Hay personas que son más propensas a la infección, porque tienen bajo el sistema inmunológico
o inmaduro, éste grupo poblacional serían los pacientes con tratamientos con quimioterapia, las mujeres
embarazadas, los niños y las personas con Diabetes Mellitus. Asimismo, el tiempo de exposición a una
zona colonizada por gérmenes es directamente proporcional a la posibilidad de contagiarse.
¿Entonces, cómo minimizar los riesgos?

Hay personas que necesitan apoyarse y/o sentarse sobre el inodoro público: niños/as, mujeres,
embarazadas, ancianos, minusválidos, y personas operadas de cadera y rodilla con limitación funcional y
posicional. Para este grupo de población la recomendación es que usen protectores desechables-
impermeables, y no de papel, cuando prevean un contacto directo con la superficie del sanitario. Es muy
importante que el protector sea una barrera de contacto entre la piel y la superficie del inodoro.
Por otro lado, hay que saber que si se opta por no sentarse en el inodoro público, postura poco
natural en las mujeres, puede traer complicaciones a largo plazo, como es el estiramiento de los tejidos de
la pelvis, lo que puede causar un descenso de la vejiga y a su vez incontinencia urinaria. La vejiga no se
vacía completamente en esta posición. El hábito de aguantar la micción hasta el último segundo puede en
el futuro favorecer la aparición de infecciones urinarias y pérdidas de orina. Asimismo, en pacientes operados de cadera por un abordaje quirúrgico posterior, por ejemplo, se les recomienda limitar la flexión de la cadera más allá de los 90º, y evitar la rotación interna de la extremidad; situación que se puede controlar sólo si se está perfectamente sentado, y no inclinado hacia delante evitando contactar con el inodoro. Por otra parte, en los últimos años
ha aumentado el diagnóstico de pinzamiento femoroacetabular en pacientes jóvenes con dolor en la cadera, siendo un factor de riesgo la posición forzada de la cadera cuando nos ponemos en semicuclillas, por ejemplo al ir al baño, y no
sentarse.

Después de hacer uso del servicio, se aconseja descargar la cisterna con la tapa del inodoro bajada, de esta forma, con dicha descarga se eliminan los posibles restos de bacterias que hubieran podido
quedar en la superficie interna del baño, y se evitan salpicaduras. Por supuesto se deben lavar bien las
manos con agua y jabón. Otra opción sería llevar consigo un bote de desinfectante de manos.
Desde luego, el cuidado de la higiene es la estrategia que ha demostrado ser la forma más eficiente para prevenir infecciones. Es necesario cambiar el hábito generalizado del uso que se hace actualmente de los inodoros públicos, y tomar medidas preventivas durante su uso.
    FICHA DE PRODUCTO
    FICHA DE PRODUCTO